3.3.11

LAS ESCANDALOSAS Y DESBOCADAS FIESTAS DE "IL CAVALIERE"



Berlusconi te busca a ti, mujer guapa y con curvas.


Por fin la Fiscalía de Milán ha conseguido con sus informes que la Junta de Autorizaciones del Parlamento italiano de su aprobación para poder juzgar a Silvio Berlusconi.


A Iris la encontró, aunque demasiado pronto.


Según se ha filtrado de los citados informes presentados, las acusaciones comprenden varios delitos. El principal y más grave es la participación de menores de edad en orgías sexuales celebradas en mansiones de su propiedad y con su participación. El caso mejor probado es el de la prostituta brasileña Iris Berardi, de la que existen llamadas interceptadas por la policía desde Villa Arcore, en Milán, y la conocidísima y ahora en venta Villa Certosa, en Cerdeña. Dichas comunicaciones se realizaron antes de noviembre de 2009, cuando la joven nació en diciembre de 1991. También se le relaciona con el consumo de cocaína en las fiestas, además de malversación de caudales públicos: las señoritas entraban y salían de la fiesta acompañadas de la escolta de Berlusconi pagada con el dinero de todos los italianos.


Y se la llevo a una casita con puerto privado incluido.


Son razones muy de peso para que dentro de unos meses tenga que dar explicaciones en el correspondiente juzgado de Milán, pero para mí el delito más grave cometido es aquel por el que ningún juez le mandará una citación, el ético y moral. Es innegable que un cargo público se puede divertir o montar fiestas en su casa, lo que no puede ser es que estén llenas de ostentación, cuando en la propia Italia y toda Europa las familias en el umbral de la pobreza no paran de crecer. Tampoco tiene ningún sentido que se haya estado aprovechando de la política para librarse de causas relacionadas con sus negocios, o ahora estas. Ya es hora de que la justicia siga su camino, y la democracia también. Espero que en las próximas elecciones italianas, nuestros conciudadanos europeos tengan la oportunidad de tener unos gobernantes a la altura de las circunstancias.


No hay comentarios: