16.5.11

EL PORTERO DE ALEMANIA NEUER, ABANDERA LA CAUSA GAY



Manuel parando con sus manos blancas los que opinan que sus declaraciones le delatan.

 
Mucho se ha hablado de la nula presencia del colectivo gay dentro de la profesión del fútbol, a pesar de que estadísticamente es más que probable que alguno deba serlo. Manuel Neuer, portero de la selección alemana y hasta ahora del Schalke 04 (la próxima temporada jugará en el Bayern de Múnich), dio una suculenta entrevista a la publicación alemana Bunte. En ella animaba a los futbolistas homosexuales a salir del armario, ya que según sus palabras "es un alivio". No comenta nada más sobre el tema porque, aunque la sociedad alemana es de las más tolerantes, ningún futbolista del país se ha declarado abiertamente gay, como ocurre en el resto de países.


Fashanu, en sus tiempos felices, antes de emprender su fatal lucha en solitario.

 
Bueno, ningún futbolista de primer nivel actual. En 1990 el jugador de la Premier League inglesa Justin Fashanu se declaró abiertamente homosexual. Tras militar en equipos como el Nottingham Forest o el Manchester City, fue apartado de muchos equipos e incluso increpado en la prensa por su propio hermano menor, que le consideraba un paria. Tras pasar de país en país y de equipo en equipo siendo víctima de las burlas de sus compañeros, en 1998 fue acusado de agresión sexual por un joven de 17 años. A pesar de que el caso se archivó por falta de pruebas, Fashanu fue encontrado ahorcado en un garaje abandonado de Londres, por no poder soportar la presión de ser el diferente.


Después de conocer la historia del único futbolista de élite gay declarado, no es de extrañar que los demás prefieran encerrarse con llave en el armario, y esconderla bien. Quizá como dicen algunos, los deportes de equipo no es lugar para los homosexuales, pero yo creo más bien que los homófobos no deberían de tener sitio en el deporte colectivo. Tantos partidos que se hacen en favor de causas tan dignas, como la lucha contra enfermedades, contra el hambre... deberían de no tener reparos en organizar un partido en contra de la homofobia en el fútbol. Esto es como el famoso anuncio del profesor que encuentra un condón en el vestuario y pregunta de quién es, presuntamente para castigar a su dueño. Si todos los futbolistas se levantaran y dijeran: "Yo soy gay", hasta los que no siguen el fútbol aplaudirían el magnífico gol que meterían a la sociedad con su comportamiento.

No hay comentarios: