9.1.12

AMAIUR IRRUMPE CON FUERZA EN LA POLÍTICA NACIONAL

Los diputados y senadores de Amaiur entrando en el Congreso.


El conglomerado de partidos políticos que son Amaiur, formado por Eusko Alkartasuna, Izquierda Abertzale, Aralar y Alternatiba, se ha situado como la 5ª fuerza más votada en las últimas Elecciones Generales. Con 7 diputados, más de 300.000 votos y 3 senadores, se han quedado a un paso de tener grupo propio en el congreso. Juntos quieren defender el Acuerdo de Gernika, que estos mismos partidos firmaron el 25 de septiembre del 2010, y que aseguran será la única manera de llegar al fin de la lucha armada de ETA.

Analicemos qué dice en esencia el Acuerdo de Gernika. Principalmente establece una hoja de ruta para conseguir la paz definitiva tras alcanzar los siguientes cuatro puntos principales en este orden:

1- La declaración del alto el fuego de ETA. Dicha declaración la anunció la banda terrorista hace aproximadamente un año.

2- Reconocimiento de los derechos civiles de los vinculados a la banda. En otras palabras, el permitir que los partidos políticos afines y simpatizantes de la forma y/o el fondo de los fines de ETA se puedan presentar a unas elecciones democráticas. En este sentido, ni la Guardia Civil ni la Policía Nacional, en sendos informes sobre la coalición política, encontraron suficientes pruebas en las listas para poder relacionarlos con anteriores organizaciones ilegalizadas. Por tanto ni la Abogacía del Estado ni la Fiscalía tuvieron suficientes pruebas para poder presentar una causa ante el Tribunal Constitucional, y pudieron ver cumplir este segundo punto. Un punto no exento de demagogia, ya que el PP no paró de acusar al Gobierno de Zapatero de ser culpable por no hacer nada, pero ningún abogado serio se mete en los tribunales sabiendo que va a perder el juicio.

3- Fin de la política penitenciaria actual. Es decir, acercar los presos de ETA a Euskadi para estar más cerca de sus familiares y amigos. Personalmente yo tengo muy claro que si alguno de mis familiares o amigos se dedicase a defender sus ideas mediante el crimen, el chantaje y la extorsión de otras personas que no piensan como él, dejaría inmediatamente de tener familiar o amigo. Por tanto, no me importaría si lo tengo a pocos kilómetros de mi casa o está encerrado en la otra punta de la península, y quienes piden el acercamiento son al menos sospechosos de encubrir y alentar a aquellos que practican el terrorismo armado. Al ser este punto el siguiente en cumplirse, vemos como no paran de haber manifestaciones sobre este tema.

4- Reconocimiento de todas las víctimas. Esto es, que se reconozca a todos los muertos que han habido desde la creación de la banda en uno u otro lado. Pues qué queréis que piense, que no es lo mismo Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA tras un secuestro chantajista de 48 horas y desoyendo el clamor popular en las calles para pedir su liberación, que por ejemplo Luis Isasa, terrorista muerto cuando estaba colocando una bomba en los bajos del coche de un policía nacional. Sí reconozco que son víctimas los 23 terroristas asesinados por el GAL, ya que no dejan de ser víctimas de otro terrorismo. Pero los que murieron manipulando explosivos o víctimas del fuego cruzado con las fuerzas de seguridad, esos no son merecedores de reconocimiento alguno.



Comparecencia de diciembre en el que pedían el acercamiento de encarcelados de la banda en el que asistieron 400 expresos de ETA como "Antxon" o Jon Aguirre




El camino hacia la paz son aceptar las reglas del juego democrático, y no intentar atajos que sólo provocan dolor y malestar a una sociedad tan acogedora y rica como es la vasca. Desde luego lo que no puede ser, y creo que no se dan cuenta, es que se pida avanzar hacia la paz compareciendo ante los medios con los creadores de décadas de conflictos, con encarcelados por pertenencia a banda armada y a partidos políticos que la alentaban. Es como si el Ministro del Interior pidiera la paz con los policías corruptos que formaron parte de la guerra sucia del GAL, sería inaceptable. La solución sé que no es sencilla, sobre todo cuando se llevan años no conociendo otro camino que el de las armas, pero la democracia ha demostrado que está con los brazos abiertos a un partido independentista vasco que condene la violencia y sólo busque el debate de las ideas.

2 comentarios:

Miguel dijo...

Hola Alejandro,

Enumeras los cuatro pilares en que se fundamenta el Acuerdo de Gernika y sobre los que me gustaría hacer modestamente unas puntualizaciones:

1- La declaración del alto el fuego de ETA: te ha faltado ahondar en las palabras clave que pedían las formaciones firmantes, esto es, "alto el fuego PERMANENTE, UNILATERAL y VERIFICABLE por la comunidad internacional", una declaración pública pidiendo a ETA un alto el fuego PERMANENTE «como expresión de su voluntad para un abandono DEFINITIVO de las armas». Creo que es un matiz importante que cabe citar.

2-Reconocimiento de los derechos civiles de los vinculados a la banda: estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión.

3- Fin de la política penitenciaria actual. Tanto la CE 1978 como la Ley General Penitenciaria, que en su art. 12 establece que "se evitará el desarraigo social de los penados", amparan el derecho a que los presos sean ubicados en centros penitenciarios cercanos a su territorio. De hecho, este tema no dejado de ser un asunto polémico durante muchas décadas, pero ahora constituye, a mi juicio, un elemento esencial, un paso necesario que el gobierno tiene que dar, y que está al alcance de su mano, para poder seguir avanzando en el proceso de pacificación ya iniciado. Hablas de los familiares de los presos, madres, padres, hermanos y gente próxima que no ve el asunto del terrorismo desde el mismo punto de vista que el tuyo. Independientemente de los delitos que hayan podido cometer, una madre siente a su hijo y seguro que lo justifica en la medida de lo posible. No creo que se puedan plantear estos temas desde el punto de vista que expones. Se trata de que cumplan la pena que les corresponde pero que no la tengan que cumplir también los familiares, sean los padres, hermanos, cónyuge o, en muchos casos, hijos de los presos. Tampoco estoy de acuerdo en absoluto de que "quienes piden el acercamiento son como mínimo sospechosos de encubrir y alentar el terrorismo armado". Piden el acercamiento como un derecho que la legislación así contempla. No veo los indicios que apuntas.

4-Reconocimiento de todas las víctimas: pones dos ejemplos extremos para justificar tu reflexión. Evidentemente que el asesinato de Miguel Ángel Blanco fue un asesinato atroz, igual que el de Ernest Lluch, Tomás y Valiente y muchos otros. Pero también lo fueron los de Lasa y Zabala por ejemplo, y no se me ocurre compararlos con Carrero Blanco. Todo terrorista debe pagar su pena, sea quién sea. Y toda víctima debe ser reconocida también como tal, sea quien sea.

En cuanto a tu última reflexión, considero que muchos miembros de la izquierda abertzale han apostado por las vías democráticas, quiero creer que ese es el camino que han elegido, por lo tanto no les pongamos más palos en las ruedas, demos pasos firmes en el irreversible camino hacia la paz, para por fin pasar página de una vez a esta pesadilla que ha durado más de 40 años.

Un saludo,
Miguel.

Alex Bellido dijo...

Gracias por tus comentarios Miguel, que como sabes son siempre bien recibidos.

El primer punto no lo expliqué para no alargar más todavía el texto, pero ya que lo pides, en mi opinión y tras varios alto el fuego fallidos, hasta que no se acompañe con un desarme de la banda, no me creeré nada.

Entiendo que te cueste entender mi razonamiento, pero también sabes que la legislación es especialmente dura con los delitos de terrorismo, llevando las penas a máximos que ningún otro delito puede alcanzar y maximizando las indemnizaciones que las familias de las víctimas reciben.

Soy el primero en decir que todas las víctimas del GAL, como Lasa, Zabala y los 21 restantes se merecen todo mi respeto y consideración, pero no me creo que estés de acuerdo en que un monumento recuerde a todos aquellos terroristas que perdieron su vida al intentar matar a otros sin éxito.

Yo también quiero creerlo, pero creo que harían un mejor servicio a la paz ayudando sin estridencias ni actos públicos a que otros miembros que conocen de la banda también se apunten a las reglas democráticas.