20.2.12

SIRIA ACALLA LAS CRITICAS SOBRE SU RÉGIMEN CON VIOLENCIA

Si Bashar al Asad, pon atención que tu pueblo quiere reformas democráticas.




Me preocupa lo que está sucediendo en Siria desde hace casi un año. Tras ser uno de los países árabes donde también sus habitantes se rebelaron contra el régimen autoritario que les gobierna, presidido por Bashar al Asad, el conflicto se ha enquistado, produciendo cientos de muertos cada semana. Es unánime la crítica internacional sobre el uso de bombardeos y fuego real del ejército sirio sobre su propio pueblo, pero las medidas que se proponen tomar desde fuera son totalmente distintas. Al Asad se excusa con el mismo argumento que ya utilizó Gadafi en su día, que él no va contra la población, sino contra unas bandas armadas movidas por oscuros hilos que dicen ser lo que no es, aunque las imágenes de manifestantes desarmados tiroteados a bocajarro haya dado la vuelta al mundo.

Esta vez, ni Estados Unidos quiere propiciar un final con intervención militar al estilo libio, sobretodo porque Siria carece de pozos de petróleo o alguna materia prima interesante. Pero mientras Rusia y China abogan por abrir una vía de diálogo paralela a la represión que se está viviendo, no vaya a ser que la dudosa democracia de la primera, y la declarada dictadura de la segunda sean las siguientes en caer, el resto de países occidentales apuestan por cerrar embajadas o llamar a consultas a sus representantes en la zona, e imponer vetos armamentísticos y financieros al gobierno sirio para detener la violencia y forzar su capitulación ante las demandas de democracia.


La ciudad de Homs asediada por los bombareos del propio ejército sirio.


Hasta la propia Liga Árabe ha condenado la situación en la que se encuentra el país, al igual que las medidas desmesuradas empleadas por el presidente sirio para acallar el clamor popular. Bashar al Asad debería escuchar a su pueblo, hacer las reformas necesarias para llegar a una democracia popular con la ayuda de los organismos internacionales y someterse a la voluntad del pueblo soberano. Solo así podrá desmantelar a las guerrillas creadas en poblaciones como Homs, donde tras el anuncio de unas elecciones libres no tendrían razón de existir.

No hay comentarios: