12.3.12

ESA QUE ME DIO LA VIDA





Hoy quiero hacer un post muy especial. Estos días mi madre ha estado algo enferma, nada grave, la común gripe que todos hemos pasado en mayor o menor medida este invierno. Pero mi madre, al padecer de bronquitis crónica, sufre algo más y va unida a su inseparable ventolín. El otro día en la cocina le dio un ataque de tos, se sentó enfrente mío, le dio una buena calada y me soltó un melancólico "me voy a morir", a lo que yo le espeté con sorna, "toma, y yo", asegurándole que no será de un simple resfriado.


Pero al verla toser, en bata, encorvada por los años y los días vividos, me hizo darme cuenta que esa madre coraje que me encontré al nacer, esa que lo podía todo, si bien sigue teniendo la misma vitalidad en los ojos, es una persona frágil que no sé cuantos años más seguirá a mi lado. Espero, y estoy convencido de que serán muchos, pero hoy quería hablar de ella, porque hacía tiempo que se lo merecía y nunca había escrito nada. De hecho, cuando cumpla su amenaza, no creo que ponga un post, no tendré fuerzas, no sabré que decir, no tendré ni ganas de escribir.

No hay comentarios: