21.5.12

PxC PLANEA SU SALTO A LA POLÍTICA ESTATAL CREANDO PLATAFORMA POR LA LIBERTAD



 
Ya se ve sentado en el Congreso
 
Era lo esperado. Los resultados crecientes en votos que Plataforma por Cataluña (PxC) ha estado consiguiendo elecciones tras elecciones en nuestro país ha resuelto a los dirigentes a exportar el partido a todo el Estado con el nombre de Plataforma por la Libertad (PxL). No es mi intención hacerles publicidad, pero cabe señalar que el nuevo proyecto sin duda estará igualmente lleno de lemas xenófobos, ultraderechistas y populistas que tanto les han caracterizado. No en vano, su estrategia les ha llevado a conseguir en las últimas elecciones municipales del 2011 67 concejales, de los cuales algunos en municipios vecinos al mío como Sant Boi (3) o L'Hospitalet (2), justo donde el PP local era moderado y no marcó un perfil fuerte en contra de los inmigrantes.

Su presidente, Josep Anglada, se presenta como el adalid de los damnificados por la multiculturalidad catalana, como el único defensor del ciudadano ante la casta política que ha desgarrado y destruido todo a su paso, a pesar de tras 9 años como concejal ser miembro también de la citada casta. La épica de un pequeño guerrero al estilo David frente a Goliat, o mejor dada su marcada defensa del catolicismo, como si fuera un San Jordi matando al dragón que quiere comerse indefensas doncellas. Pero la realidad es que el monstruo es él, ya que son varios los altercados que le han llevado a estar frente a los tribunales, algunas veces con condenas condenatorias por su comportamiento violento, para culminarlas el año pasado siendo denunciado por su propio hijo de agresión tras una discusión familiar. Sin duda, el mejor comportamiento y el tipo de gente que este país necesita para salir de la crisis, personas con personalidad y dos cojones para ser capaces de apalizar a su propio hijo.

Esta asociación de personas xenófobas abusan de la demagogia y hace aflorar el miedo al diferente que todos llevamos dentro. No hay que dejarse engañar con su discurso banal y simplista de erradiquemos al emigrante para tener más empleo o seguridad y el "Cataluña para los catalanes".  No podemos olvidar que en esta tierra miles de personas fueron emigrantes en su momento, y al igual que aquí encontraron un hogar y un lugar donde criar a sus familias, ellos fueron el motor que impulsa a una Cataluña más avanzada que el resto de España. Sería injusto e inmoral que las mismas personas que necesitaron acogida en aquel momento, nieguen ahora los que otros necesitan, olvidándose de que ellos también pasaron por ese trance. Y nadie, ni CIU ni esta gente, puede ir repartiendo carnets de catalanidad, otorgándose un poder decisorio de jueces que no tienen ni tendrán nunca.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No tienes ni idea, amigo.

Alex Bellido dijo...

Dime de que presumes...